Delantales y Mandiles de Cocina

Los delantales o mandiles son la parte principal de muchos uniformes laborales y con ellos, muchas empresas, consolidan su imagen de cara a los clientes. ¿Tienes dudas sobre cuál será mejor para tu negocio? En MonoUso ponemos a tu alcance diferentes modelos, mandiles largos, cortos, mandiles con monedero y con bolsillo, mandiles de cintura cortos o largos e incluso plastificados. Un sinfín de modelos y colores para combinar con tu color corporativo.

 ¡Encuentra tu delantal ideal y sorprende a todos con tus mandiles!

Imágenes
Lista

Los mandiles o delantales de cocina han ido evolucionando en el tiempo conforme a las nuevas tendencias de hostelería. Existen de diversos modelos para cumplir las expectativas y  las necesidades de los más exquisitos. En MonoUso podrás encontrar mandiles de peto y bolsillo, que cubren totalmente el cuerpo de posibles manchas o también, los elegantes mandiles estilo francés, libres de tejido en la parte superior, anudado a la cintura, y con un corte largo hasta los tobillos.

Una de las principales ventajas de los mandiles que disponemos en MonoUso es el tamaño del bolsillo, más grande que los mandiles estándar. Con este bolsillo los profesionales de la hostelería  pueden disponer de sus utensilios mientras trabajan y ofrecer así un servicio rápido y cómodo. Estos bolsillos sirven para llevar todo tipo de complementos (sacarina, azúcar, cambio, abridor…)

 

Existe una nueva tendencia en mandiles o delantales de tela, con un corte más arriba de las rodillas. Este mandil se conoce como el mandil barman o el mandil monedero. Muy utilizado en servicio como restauración en bingos, tabernas o bares modernos donde el mismo camarero realiza la función de servir y cobrar. Un servicio rápido que ofrece al cliente la seguridad de que le van a atender con la mínima espera y, al empresario o dueño del local, garantiza  que todos los clientes paguen antes de marcharse.

Sin duda, el mandil con monedero ha revolucionado el servicio en mesa, aportando rapidez, eficacia y un toque de frescura en la atención a los clientes en restauración. La cercanía de saber que quien te recomienda las tapas o la comida que vas a pedir, es la misma persona que te cobrará. De este modo, podrás darle feed back de si  la comida o la bebida estaban al gusto, esto se traslada rápidamente al servicio de cocina, cerrando el círculo del servicio de restauración perfecto. O no os suena eso de: ¡Mis felicitaciones al cocinero!