Bolsas compostables

¿Necesitas bolsas de plástico para tu tienda? Mejor elige nuestras bolsas de plástico compostables y mejora tu servicio mientras cuidas el planeta. En MonoUso disponemos de una importante variedad de medidas para que puedas elegir la que mejor se adapte a tus necesidades.

Imágenes
Lista

Composición de bolsas compostables:

Los bioplásticos se derivan de productos vegetales como la fécula de patata o el almidón de maíz.

A partir de las bolsas bioplásticas, ya podemos indicar que se biodegradarán en condiciones de compostaje y en unos 9 meses a temperaturas entre 60 y 70 grados centígrados y una humedad relativa entre 40 y 60%.

Sin embargo, si no se elimina de esta manera, tiene una vida más corta en el medio ambiente que el polietileno, tiene la capacidad de descomponerse en condiciones normales en un año y medio, lo que tampoco implica lógicamente que debamos abandonarlas al libre albedrío.

Recursos naturales para reemplazar polímeros:

Cuando se trata de bolsas compostables, los polímeros utilizados para fabricar polietileno de alta o baja densidad son sustituidos por recursos naturales, generalmente fécula de patata o de maíz.
Estos recursos de origen vegetal renovable permiten cambiar el origen de la materia prima del plástico que se convierte en bioplástico sin necesidad de utilizar subproductos del petróleo.

Propiedades de las bolsas compostables:

Las propiedades de las bolsas biodegradables son las mismas que las del polietileno, es decir, tienen la misma flexibilidad, son muy resistentes, impermeables y resistentes a la humedad.

Reciclado adecuado de las bolsas compostables:

En cuanto al reciclaje, se puede depositar en un contenedor de residuos puramente orgánicos (que pueden convertirse en compost), pero en estos momentos hay muy pocos contenedores de este tipo y esto sigue siendo un tema pendiente para los ayuntamientos, mientras que hay que depositarlos en los contenedores del "resto" (es decir, lo que no es vidrio, plástico, metal o papel).

Normas para la regulación de los recipientes compostables:

Existe una norma que regula los envases compostables de origen vegetal, compostables y biodegradables, de acuerdo con la norma UNE EN 13432:2001.

Esta norma europea especifica los requisitos y procedimientos para determinar la compostabilidad:

Estos requisitos pueden resumirse como sigue:

Control de la composición: no deben introducirse elementos que constituyan el material y sean nocivos para el medio ambiente al superar los límites de los metales pesados, ya que no son aptos para la recuperación orgánica.

Y una evaluación: donde analizaremos: Los componentes del material, incluidos los metales pesados.

Comprobaremos su biodegradabilidad, que sería que en 6 meses, el 90% está degradado.

Desintegrar en un tamaño máximo predefinido, es decir, en fragmentos de menos de 2×2 mm después de 4 meses.

Y, sobre todo, los residuos biológicos resultantes se adaptan al compost.

Cuando los envases contienen componentes que pueden no ser compostables, el envase en sí no se considera compostable a menos que pueda separarse fácilmente a mano antes de su eliminación, la cual, una vez separada, puede considerarse compostable.

Con esta norma, los envases se controlan en las plantas de tratamiento de residuos, pero no se tienen en cuenta los residuos de envases que pueden acabar en entornos no controlados, es decir, los residuos.

Materiales biodegradables para reducir el impacto ambiental:

Trabajar con materiales biodegradables nos ayudará a reducir este impacto negativo en el medio ambiente y que el abandono de algunas personas empeora cada día.